Tarta Sacher o Bienvenue a Madrid

Quien me conoce, sabe que no soy muy aficionada a los dulces, prefiero aquellos platos que combinan bien con la cerveza. Una de mis excepciones, es la Tarta Sacher, postre que he catado allí dónde lo he visto.

Esta tarta, como casi todo, se vio relacionada desde sus orígenes con la política. Su nacimiento tiene lugar bajo el gobierno del príncipe Metternich. Durante las negociaciones del Congreso de Viena, el príncipe mandó llamar al pastelero en jefe del hotel Sacher, y le solicitó que creara una torta "simple y masculina" para una cena de hombres. Para ello, Franz Sacher, creó una tarta de chocolate, simple y sin decoración, pero con una textura especial.


Por fin he encontrado una receta que me satisface, es para un molde de 20-22 cm.

Ingredientes:
  • 100 gr. de chocolate negro en trozos.
  • 250 ml. de agua.
  • 125 gr. de mantequilla ligeramente derretida.
  • 250 gr. de de azúcar moreno.
  • 3 huevos.
  • 150 gr. de harina leudante o para bizcochos.
  • 25 gr. de cacao en polvo.
  • 60 gr. de almendras molidas.
  • 110 gr. de mermelada de albaricoques caliente.
  • 50 gr. de chocolate negro fundido.
Ingredientes para la cubierta:
  • 200 gr. de chocolate negro en trozos.
  • 160 ml. de nata.

Preparación:
  1. Precalentar el horno a 160ºC y engrasar el molde, forrar el fondo con papel de hornear.
  2. Echar el chocolate troceado y el agua en un cazo, remover a fuego muy suave hasta que se funda el chocolate. Retirarlo del fuego.
  3. En un cuenco pequeño, mezclamos la mantequilla y el azúcar con las barillas eléctricas hasta que se mezclen bien. Añadimos los huevos de uno en uno, hasta que estén bien mezclados. Si la mezcla se corta en este punto, no pasa nada.
  4. Pasamos la mezcla a un cuenco grande y añadimos la harina tamizada, el cacao, las almendras molidas, y el chocolate que fundimos previamente. Se mezcla bien, y lo echamos en el molde.
  5. Horneamos el bizcocho durante una hora. Lo dejamos reposar 10 minutos y lo desmoldamos.
  6. Cuando se enfríe, dividimos el bizcocho (he utilizado el cuchillo jamonero) en dos discos; extendemos la mermelada caliente entre ambos discos, y los volvemos a unificar.
  7. Preparamos el chocolate de la cubierta echando la nata y los 200 gramos de chocolate negro  en un cuenco pequeño, lo colocamos en un cazo con un poco de agua (es importante que el agua no toque el fondo del cuenco) y lo derretimos al baño maría hasta que se funda el chocolate.
  8. Echamos el chocolate en una jarra y lo vertimos sobre el bizcocho. Rápido, extendemos el chocolate con una espátula, mejor metálica, sobre la superficie y los lados de la tarta.
  9. Dejar a temperatura ambiente hasta que cuaje la cobertura, si la metemos en el frigorífico, el chocolate sudará y se humedecerá.
  10. Escribimos con chocolate en una manga pastelera Sacher encima de la tarta.



Ahora mismo la tarta está enfriándose, ya editaré el post, para poner fotos del corte, y de la decoración.

Tarta dedicada a los franceses que nos invadirán este fin de semana.

2 comentarios:

  1. contando los segundos estoy para llegar a casa y comerme esa tarta

    ResponderEliminar
  2. Es que eres un estómago muy agradecido.

    ResponderEliminar